Unos 7.500 trabajadores de la construcción podrían pasar de ser contratados como indefinidos a fijos discontinuos por las restricciones en los municipios turísticos

Comparte esta noticia

La Asociación de Constructores de Baleares calcula que un 20% de los trabajadores del sector, es decir, unos 7.500 profesionales, podrían pasar de ser contratados como indefinidos de todo el año a tener un contrato fijo discontinuo de 6 meses a causa de las limitaciones que aplican algunos municipios durante la temporada turística.

Y es que, según la Asociación de Constructores de Baleares, “las severas restricciones que aplican los ayuntamientos mediante las ordenanzas de ruidos están convirtiendo a la construcción en un sector estacional. Una actividad que, perfectamente, podría seguir siendo de todo el año con acuerdos específicos para los meses de temporada. Debemos recordar que ya de por sí, la actividad constructora se reduce mucho en los meses de julio y agosto por las altas temperaturas y las vacaciones de las plantillas.”

Los constructores explican que es necesario hacer compatible la construcción con el turismo, a diferencia de la imposición de limitaciones muy duras que en la práctica son una prohibición a poder realizar nuestra actividad.

“Por tanto, aunque el deseo de nuestras empresas es trabajar todo el año, estas limitaciones sin consenso obligarán a las constructoras a adoptar el contrato fijo discontinuo para evitar un quebranto económico que ponga en peligro su viabilidad. Evidentemente, esto conllevará un perjuicio que no deseamos al trabajador en términos de sueldo anual y cotizaciones, así como la perdida de inversiones.”, aseveran

Según un estudio elaborado por la Asociación, el 75% de la inversión total en construcción se concentra en los municipios con restricciones durante la temporada turística. “Las ordenanzas deberían responder a criterios más razonables para que todos podamos convivir y trabajar. Somos conscientes que hay que poner unos límites en julio y agosto a determinados trabajos, pero no poner unas restricciones al uso de maquinaria que imposibilitan el desarrollo de nuestra actividad”, afirma Fanny Alba, presidenta de la Asociación de Constructores de Baleares.

El caso “extremo” de Calvià

En cuanto a Calvià, los contructores lo tienen claro: “Calviá es seguramente el municipio de toda España con las mayores restricciones a la actividad constructora durante 6 meses al año. La actual Ordenanza Municipal de Protección del Medio Ambiente contra la Contaminación Acústica por Ruido y Vibraciones de Calvià solo permite, en su artículo 23.8, el uso de martillos neumáticos, compresores, picadoras, grúas, excavadoras, hormigoneras, sierras mecánicas, perforadores, vehículos pesados y otros similares de 10:30 a 13 horas de mayo a octubre”, cuentan.

Además, la presidenta de la Asociación explica que “desde un punto de vista económico y organizativo, resulta inviable trasladar maquinaria y operarios para solo trabajar durante dos horas y media al día con unas herramientas que son habituales e indispensables para ejecutar las funciones de construcción y edificación. No es una prohibición expresa a trabajar, pero si tácita, porque se restringe tanto la actividad que en la práctica resulta imposible ejercerla.

Calculamos que restringir así la actividad durante 6 meses al año afectará a muchos trabajadores. Recordamos que solo en el municipio de Calvià existen más de 800 empresas pertenecientes al sector de la construcción. La mayoría se verán obligadas a tomar medidas como convertir a los trabajadores indefinidos a fijos discontinuos, dándoles solo ocupación durante 6 meses al año.

“La Asociación hizo una propuesta de poder trabajar en mayo, junio, septiembre y octubre de 9 a 16 horas y en julio y agosto mantener el horario de 10:30 a 13 horas, como una fórmula equilibrada, permitiendo desarrollar nuestra actividad y el descanso en zonas turísticas. Además, estaríamos de acuerdo en que se prohíba cualquier trabajo de demolición y excavación, que actualmente si está permitido por la ordenanza, durante julio y agosto. Solo se consiguió una excepción para los meses de mayo y octubre para poder trabajar de 9 a 15 horas. Nuestra sorpresa ha sido mayúscula al comprobar que este mes de octubre no se aplicará ninguna excepción de horario como se hizo en mayo. Este hecho causará graves problemas a nuestras empresas que habían sido informadas de un acuerdo que ahora no se ha respetado por parte del ayuntamiento.”, aseguran.

Los casos en positivo

Sin embargo, desde la asociación explican que si hay municipios turísticos que han hecho compatible la actividad de la construcción con el respeto a la actividad turística. En Andratx, municipio vecino de Calvià, se permite el uso de maquinaria de 9:30 a 18 horas los meses de mayo, junio, septiembre y octubre. En Palma, entre mayo y octubre, se permite la actividad con maquinaria de 11 a 19 horas, lo que proporciona a las empresas poder hacer jornada continua. Y como otros ayuntamientos, en Alcúdia, municipio eminentemente turístico, no tiene limitación de ruidos durante la temporada. Estos ejemplos demuestran que la convivencia es posible y que solo es necesaria voluntad política y sentido común.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Opina y comenta siempre desde el respeto. Sin insultos, ofensas, descalificaciones personales y/o injurias. Diariodecalvia.com se reserva el derecho a no publicar comentarios inapropiados, contrarios a las leyes o lesivos.

Noticias relacionadas

¡Todo lo que necesitas saber!

Suscríbete al boletín de noticias

Apúntate a la newsletter de Diario de Calvià y recibe gratis en tu correo las últimas noticias sobre la actualidad del municipio.