La Finca Galatzò recupera los tradicionales bancales agrícolas de Olivar que tendrán una producción agraria útil.

Comparte esta noticia

Se han recuperado un total de 7 hectáreas en Llaneres, cerca de los molinos hidráulicos, y en el Tramuntanal

Uno de los elementos fundamentales del paisaje de la finca pública de Galatzó, y de la Serra de la Tramuntana en general, son sus olivos. Este tipo de explotación es tradicional y característica de esta zona y fue uno de los elementos esenciales para conseguir la declaración de la Serra de la Tramuntana como Patrimonio Mundial, precisamente por su valor patrimonial y paisajístico.

El concejal de Medio Ambiente y Transición ecológica, Rafel Sedano, ha explicado que, precisamente en esta línea, el Ajuntament de Calvià ha llevado a cabo una serie de proyectos de recuperación de diferentes espacios agrícolas de la finca pública Galatzó que han sido explotados tradicionalmente pero que actualmente se encuentran en un proceso de abandono y colonización por parte de la vegetación natural (garriga, OleoCeratonion), favorecido por el tiempo en que la finca ha estado sin una adecuada gestión agrícola antes de su adquisición por el Ayuntamiento. Por eso es necesario recuperar zonas agrícolas, que tradicionalmente eran olivares, viñedos, algarrobos o de frutales.

Las explotaciones de olivo estaban presentes en una gran superficie de la finca. Muestra de ello son los bancales que hoy día se conservan en la finca de Galatzó como herencia del pasado. Poco a poco, este tipo de cultivo se fue reduciendo en superficie. Las últimas zonas dedicadas al cultivo del olivo dentro de la finca se encuentran en dos áreas bien diferenciadas: es Tramuntanal y Na Llaneres.

Así, las actuaciones llevadas a cabo desde el Ayuntamiento han perseguido la recuperación de los bancales de olivos cerca de los molinos hidráulicos de la finca (Na Llaneres) y los situados entre en camino viejo y es Tramuntanal, que supone una superficie total de unas 7 Ha, que con el paso del tiempo se ha visto engullida por el avance de la vegetación arbórea típica del bosque mediterráneo, fundamentalmente pino y lentisco, provocando la pérdida tanto de los cultivos tradicionales de la zona (olivar), como el paisaje de bancales típicos de la Serra.

Para la recuperación de los cultivos tradicionales de estos bancales y su valor paisajístico, se ha requerido de una actuación de tala de pinos, desbroce de carrizo y matas, y poda del arbolado, que ha sido subvencionada dentro de la Convocatoria de subvenciones del Consorcio de la Serra de Tramuntana para el año 2021, para la recuperación de elementos arquitectónicos y etnológicos con valores patrimoniales, con el objetivo de la recuperación del paisaje agrícola y su entorno y de los espacios agrícolas y/o forestales de titularidad municipal. Ahora, una vez realizada la actuación se puede disfrutar de los bancales de pedra en sec, que se encontraban ocultos por la vegetación. Estas actuaciones se han llevado a cabo con los permisos y autorizaciones pertinentes de los organismos competentes, así como de acuerdo con la Ley Agraria y la Política Agraria Comunitaria.

Una vez recuperados los bancales, éstos quedan incorporados como superficie agraria útil dentro de la explotación agrícola, y serán labradas y nuevamente explotadas con cultivos tradicionales. Dentro de la gestión agrícola de la finca pública se planifica la plantación de nuevos ejemplares de olivos, así como la recuperación de los árboles existentes, potenciando la gestión agropecuaria y ambiental de este territorio, compensando la tala de arbolado que ha sido necesario para la recuperación del paisaje agrícola.

Además, recuperar los usos y espacios agrícolas tradicionales favorece la conservación de la finca, dando respuesta al abandono que había propiciado una pérdida de las antiguas zonas de cultivo, sustituidas por vegetación forestal y que dan continuidad a la cubierta forestal existente, lo que puede suponer un incremento del riesgo potencial de incendios. Así, la recuperación de parte del suelo agrícola, junto a las medidas de autoprotección como las fajas, contribuyen a la disminución de los riesgos de incendios.

Estas actuaciones están en consonancia con el proyecto de gestión agropecuaria y forestal que el Ajuntament de Calvià, a través del departamento de Medio Ambiente y Transición ecológica, ejecuta en esta finca y así se define en su Plan Estratégico, donde se aplica un sistema de gestión agroecológico como propuesta de sostenibilidad para el medio rural, potenciando la gestión agropecuaria y ambiental de este territorio y que responde al objetivo de conservar el paisaje cultural y agrícola de una posesión de la Serra de Tramuntana.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Opina y comenta siempre desde el respeto. Sin insultos, ofensas, descalificaciones personales y/o injurias. Diariodecalvia.com se reserva el derecho a no publicar comentarios inapropiados, contrarios a las leyes o lesivos.

Noticias relacionadas

¡Todo lo que necesitas saber!

Suscríbete al boletín de noticias

Apúntate a la newsletter de Diario de Calvià y recibe gratis en tu correo las últimas noticias sobre la actualidad del municipio.