Baaldo: “En este mundo hay dos tipos de personas: las que quieren estar en el escenario y las que miran y aplauden”

Comparte esta noticia
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

El artista calvianer, que ganó el Premio Enderrock al Mejor disco de músicas urbanas por El Chico de la Doble A, admite que actuar es su droga

Baaldo tiene 25 años y es de Calvià. El artista audiovisual presentó su álbum debut El Chico de la Doble A (Blau, 2020) a principios de año en el cual, prácticamente, cada una de las 11 canciones que lo componen podría corresponder a un estilo musical diferente. Por lo tanto, es una persona ecléctica, estrafalaria, alternativa, atrevida y única que no tiene ningún problema en reconocer que es “un tío muy raro”. Baaldo ha invertido todo su dinero en su primer disco, aunque lamenta que el panorama musical está difícil porque no se puede vivir del streaming. De todas formas, el recibimiento de su trabajo está siendo bueno, pues su disco y el voto del público le ha hecho ganador del Premio Enderrock al Mejor disco de músicas urbanas. Con Lady Gaga, Ariana Grande, Dua Lipa, Cardi B, Anahí, Thalía o Belinda como grandes referentes, el calvianer opina que la música de hoy en día “no es todo voz” y que, en su caso, la imagen va por encima de la música. Y es que el artista no entiende de géneros ni de sexualidades y apuesta por combinar sus largas pelucas sin apenas maquillaje.

 

¿Desde pequeño quiso ser músico? ¿Cuál fue el detonante para que diera el paso de sacar un disco?

Sí, evidentemente, desde pequeño me gusta la música. Recuerdo que me sabía Wannabe de las Spice Girls, a mi manera, porque de inglés sabía poquito… Para mí sacar un disco fue por puro capricho egocentrista, y porque realmente creo que me cuesta todavía asumir que la música y las canciones ahora van a un ritmo de consumo muy rápido. Un disco te permite crear todo un concepto artístico más claro que una sola canción. Me gustan ambas formas de hacer música, pero un álbum es muy divertido y más profundo de hacer. 

¿Cómo ha sido crecer en Calvià? ¿Su imagen estrafalaria y novedosa ha provocado reacciones en la gente? 

La verdad es que a mi me gusta mucho llamar la atención. Durante mucho tiempo me sentía mal por ello, pero me di cuenta que lo mejor es aceptarse a uno mismo. Sí, soy excéntrico y extravagante. Y me he dado cuenta de que en este mundo hay dos tipos de personas: las que quieren estar en el escenario y las que miran y aplauden. Nada está mal, ambas son necesarias… Me alegro de haber crecido en Calvià porque, gracias al turismo, las familias de tantos lugares diferentes me han hecho crecer de forma diversa y conocer muchas culturas. Me encanta salir de fiesta por Magaluf y conocer a personas de toda Europa o irme al bar Joselillo y hacer barrio con mis amigos. Eso no te lo da otro lugar. Me gusta llevar el cartel de Calvià por todos los lugares que visito. 

¿Piensa que la imagen es igual de relevante o que, incluso, va por encima de la música?

En mi música, me gusta que vaya por encima. Repito, en mi música. Pienso que estamos en el siglo XXI y que la música no depende solo de un vozarrón. Hay artistas ahora mismo en el mainstream que cantan mal y están ahí por una imagen, por una forma de bailar, por una forma de exponerse al público… La música de hoy en día no es todo voz, tienes muchas más posibilidades con las que jugar y yo las escucho todas y las acepto. Y quiero pensar en mi generación también. 

El pasado mes de febrero sacó El Chico de la Doble A con la productora Blau. ¿Cómo ha ido la acogida? ¿Hay mucho trabajo detrás para poder llegar a este momento?

La acogida ha sido agridulce… Para qué mentirte. Llegó el covid y me dijo: “byeeee dreams byeeee”. Me duele pensar que las cosas podrían ir mejor sin el maldito virus, pero el público está siendo muy agradable conmigo. Me hace muy feliz cuando alguien me escribe para decirme que le gusta mi música. El proceso de creación no fue sencillo, pero madre mía… Ojalá volver, me fascina estar en el estudio creando y escribiendo canciones. 

De hecho, la semana pasada ganó el Premio Enderrock al Mejor disco de músicas urbanas. ¿Qué significa este premio para usted? 

Durante mucho tiempo pensé que mi música nunca se podría premiar, porque soy un tío muy raro y soy un mariconazo para la sociedad: eso a día de hoy no vende. Pero el voto del público me ha premiado y eso me hace muy feliz. Estamos haciendo un cambio, aunque todavía falte mucho más. Pero estoy muy agradecido al público y a la revista. 

¿En qué ideas se basó para componer El Chico de la Doble A? ¿La combinación de idiomas fue un aspecto que incluyó siendo consciente y por algún motivo en especial?

Yo quería hacer un disco egocéntrico que hablase de mi punto de vista de ser artista y lo complejo que es llegar a ser reconocido. Me gusta el concepto de The Fame, el primer álbum de Lady Gaga e Ídolo de C.Tangana. Entonces decidí que quería exponer mi opinión acerca de la fama y de la industria como carta de presentación. Y, como me estaba presentando al mundo, quería hablar de mis gustos y mi forma de ser. Me inspiran mucho los lugares y por eso hay una canción que habla de Mallorca (Vull Ballar Amb Tu), otra de Finlandia donde viví un tiempo (Hyvä), el impulso que siento cuando estoy en un escenario (Dame Energía) o en la versión física tenéis también Embarca, que habla de cuando vivía en Sevilla. 

Podríamos decir que este álbum, junto a los videoclips de las canciones, es bastante moderno pero, a la vez, no olvida sus raíces mallorquinas ni sus tradiciones. ¿Piensa que es importante conservarlas y darlas a conocer?

Antes de sacar Vull Ballar Amb Tu estaba asustado porque mis padres son de Granada y Badajoz y me daba miedo que el público de la isla me rechazara por apropiación cultural o alguna movida de estas de las que se cancela al artista por cualquier tontería. Pero al fin y al cabo, yo sí soy mallorquín y me he dado cuenta de que es la cultura que me representa. Yo me siento orgulloso de ser mallorquín, entonces ¿por qué no jugar con la tradición y la verbena que tanto nos representa? También estoy interesado en un futuro en trabajar en el origen de mi familia, porque me fascina la cultura andaluza y la extremeña. Los lugares me inspiran, como ya he comentado antes. 

Después de sacar tu álbum debut o disco de presentación a principios de este año, ¿ya hay otro en camino? ¿Qué proyectos futuros tiene en mente ahora mismo?

Ahora mismo acaba de salir Veneno, que es un remix de Nuke Fella producido por CheckPoint. Escuché la original y le dije que quería entrar en el tema. Me encanta esa canción y me permite entrar en un género urbano más rapeado que quería experimentar. Os la aconsejo, es un temazo. Por otro lado, de cara al 2021, quiero experimentar a saco. Hay una colaboración con una persona con la que he hecho una amistad muy chula y tengo muchas ganas de poder enseñar al mundo lo que estamos preparando. Y bueno, este disco para mi no ha muerto, vienen muchas sorpresas que, por desgracia, no se han podido hacer este año. 

¿Cómo ha vivido este año sin poder hacer conciertos? ¿Le gustan los escenarios, la música en directo, la adrenalina del momento…?

Amo el escenario. Es mi droga. No lo he llevado muy bien, pero también creo que está haciendo a muchas personas pensar en lo importante que es ir a un concierto y escuchar un concierto de calidad. Dentro de poquito podré anunciar algo que me hace mucha ilusión. 

Estudió fotografía y, de hecho, usted mismo dirige y edita sus vídeos. ¿Le gustaría combinar esta vertiente con la musical? ¿Cuáles son sus planes a largo plazo?

Disfruto mucho de mi faceta como fotógrafo y desde aquí aprovecho para decir que estoy abierto a trabajar en la dirección de videoclips de otros artistas. Estoy obsesionado con fotografiar cuerpos y siempre he tenido un punto muy natural. Ahora quiero jugar más en el estudio y controlar la luz, que también soy iluminador, o eso dice mi título… (risas).

En cualquier caso, usted ha confesado en algunas entrevistas que se ha gastado todo su dinero en hacer el disco. ¿Le compensa en un mundo donde, ahora mismo, el streaming es el rey?

No, no me compensa. La música es una mierda, no puedes vivir del streaming a menos que seas Rosalía. De hecho estoy parado y no como de la música a día de hoy, porque para colmo no se pueden hacer conciertos. Otro artista no sería honesto en estas circunstancias pero yo sí quiero serlo porque la situación es seria. Quiero trabajar de lo que me gusta y a lo que me dedico. Y quiero ayuda, quiero comer de esto. 

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opina y comenta siempre desde el respeto. Sin insultos, ofensas, descalificaciones personales y/o injurias. Diariodecalvia.com se reserva el derecho a no publicar comentarios inapropiados, contrarios a las leyes o lesivos.

Noticias relacionadas

Comparte esta noticia
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

Contenido de interés

¡Todo lo que necesitas saber!

Suscríbete al boletín de noticias

Apúntate a la newsletter de Diario de Calvià y recibe gratis en tu correo las últimas noticias sobre la actualidad del municipio.