¿Qué método de sujeción puedes usar con piezas de reducido espesor?

La sujeción de piezas es muy importante dentro de una empresa y sobre todo cuando se tratan de elementos de poco espesor, los cuales necesitan quedar unidos de forma óptima. En estos casos, existe una solución que aporta una serie de ventajas cuando se trata de sujetar dos piezas, y en el siguiente artículo conocerás todo sobre ella.

Una opción muy útil

El remache ciego es un método utilizado desde hace muchos años, gracias a su efectividad al momento de unir chapas o plásticos, así como otros materiales de poco espesor. Por lo que su uso dentro del sector industrial puede ser de gran utilidad para facilitar la sujeción de los diferentes elementos con los cuales se trabaje.

El uso de estos remaches ciegos aportará una serie de ventajas, entre las que podemos mencionar las siguientes.

Fijación acreditada

La calidad de la sujeción de los remaches ciegos se encuentra certificada, por lo que se ha comprobado que se trata de un sistema de fijación fácil de colocar, resistente y duradero, sin importar las piezas donde se inserte este remache.

Esto es muy importante, ya que garantizará que la sujeción de las piezas de plástico o chapa con las que trabajes dentro de tu empresa sea permanente, siendo posible abrirla únicamente si se rompe.

Sin deformaciones

Una de las mayores preocupaciones puede ser que las piezas se deformen al ser fijadas, dado que se tratan de materiales de poco grosor y pueden ser más propensas a sufrir estas deformaciones.

Sin embargo, con estos remaches no tendrás esos problemas, ya que al no generar calor durante su colocación, las partes no se deformarán.

El elemento receptor tampoco se oscurecerá debido a las altas temperaturas, como puede ocurrir como las fijaciones con soldadura. Gracias a esto podrás utilizar los remaches ciegos en piezas con tratamientos superficiales.

Diversos tipos

Los remaches los puedes conseguir en diferentes tipos de materiales, siendo cada uno útil para un tipo diferente de aplicación, ya sean de aluminio, de cobre, de acero inoxidable, entre otros.

Por ejemplo, los de aluminio se utilizan para fijar metales no ferrosos, material sintético, de construcción ligera y tela o cuero. Mientras que los remaches de acero inoxidable o de cobre, te servirán para sujetar chapas de acero y cobre, respectivamente.

En esta parte es importante saber el espesor y las propiedades de los materiales a fijar, ya que dependiendo de éstos, encontrarás remaches no solo de diferentes materiales, sino también de distintos tamaños, por lo que elegir el más correcto te garantizará la mayor calidad en la sujeción de las piezas.

Aplicación sencilla

La aplicación de estos remaches es muy sencilla, podrás colocarlos desde el lado exterior de la pieza y no tendrás que enroscar ninguno de los elementos a sujetar, en comparación con los tornillos. Sólo necesitarás contar con una remachadora para introducirlos entre las piezas y así obtener de forma rápida una sujección resistente y duradera.

El uso de estos remaches te aportará una gran variedad de ventajas, por lo que serán la mejor opción si en tu empresa trabajan con piezas de reducido espesor, y estás buscando una sujeción óptima y de gran calidad.

¿Cómo funcionan los remaches?

Para utilizar estos remaches es importante medir el espesor de los materiales a sujetar, de esta manera seleccionarás el tamaño adecuado del remache. Es necesario perforar las piezas a fijar, siendo recomendable el uso de un taladro.

Cuando coloques el remache en la boquilla de la remachadora, sólo deberás introducirlo en los orificios creados y tirar del vástago. De esta manera, el cuerpo del remache se deformará y se fijará con gran firmeza en la pieza receptora.

Al alcanzar la fuerza de rotura, el vástago del remachado se romperá en el punto de rotura predeterminado, para que sea más fácil eliminarlo. Como puedes ver, su funcionamiento es muy sencillo y su colocación es rápida, pero para ello necesitarás contar con una buena remachadora para obtener la debida sujeción.

Gracias a estos remaches podrás sujetar dos piezas diferentes y de poco espesor, de una forma óptima y duradera, ya que se tratan de elementos resistentes y acreditados para esta aplicación. De esta manera tendrás la seguridad de que los elementos se mantendrán unidos por mucho tiempo. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opina y comenta siempre desde el respeto. Sin insultos, ofensas, descalificaciones personales y/o injurias. Diariodecalvia.com se reserva el derecho a no publicar comentarios inapropiados, contrarios a las leyes o lesivos.

Noticias relacionadas