Expresiones propias de los casinos, ¿qué significan exactamente?

Las películas basadas en casinos acostumbran a tener un gran éxito, ejemplificandolo la última gran producción conocida bajo el nombre de Molly’s Game que arrasó en las taquillas de todo el mundo. Si tú también disfrutas de ellas es probable que en alguna ocasión no hayas entendido ciertas expresiones mencionadas en el guión.

Ello es debido a que tanto en los casinos online como en aquellos que operan físicamente en un recinto de Mallorca o de cualquier otro lugar están acostumbrados a hablar con una jerga propia que, en caso de no estar familiarizado con este tipo de entornos, puede resultar confusa. A continuación desgranamos algunos de esos términos que tan frecuentemente se dejan oír en las salas virtuales y presenciales.

Damas y caballeros, hagan sus apuestas

La primera expresión a analizar no suele dejar lugar a dudas sobre su significado, aunque algunas personas no comprenden por qué los casinos indican mediante dichas palabras el inicio del periodo destinado a llevar a cabo las apuestas. Lo cierto es Casinosque no siempre existe la posibilidad de hacerlo, por ejemplo cuando la ruleta ya está girando o el croupier se encuentra repartiendo las cartas.

Así pues, es fundamental que los jugadores únicamente procedan a indicar el dinero que será puesto sobre la mesa tras escuchar la expresión “hagan sus apuestas”. En el caso de los casinos físicos existen sistemas de videograbación para verificar, si surge alguna duda, el hecho de que una apuesta en concreto ha sido llevada a cabo después de recibir la indicación oportuna, otorgándole así validez para el posterior cobro de las ganancias.

No va más

Son muchos los juegos de casino en los que se aplica un límite en concreto en lo que a las apuestas se refiere. Así lo ejemplifica la ruleta, dependiendo la cantidad de cada compañía tanto online como física. ¿Y qué es lo que sucede cuando en la mesa se alcanza la cifra establecida como máximo o se supera el tiempo de espera?

El croupier se encarga de decir “no va más”, indicando de esta manera que a partir de ese instante ni una sola apuesta adicional será validada, por lo que el juego únicamente abarcará las jugadas previas que la banca haya admitido. En caso de que un usuario se quede con las ganas de jugar a la ruleta y su oído perciba las tan habituales palabras se verá obligado a esperar a la siguiente ronda.

All-in, la estrategia más arriesgada

Aunque la frase “quien no arriesga no gana” no es propia de los casinos sí tiende a relacionarse mucho con ellos. En efecto, si se desean obtener suculentos beneficios en las mesas es necesario jugarse una considerable cantidad de dinero. Pero algunos jugadores van más allá y optan por apostarlo todo.

Se trata del famoso “all-in” que se deja ver muy habitualmente en las apasionantes partidas de póker. Supón que el resto de jugadores se han retirado y solamente quedan dos clientes con sus respectivas manos. Uno de ellos indica que efectuará un ruleta-casinoall-in, ¿qué es lo que supone? Básicamente dos aspectos, o bien sus cartas son excelentes y opta por arriesgarlo todo o, por el contrario, decide decantarse por un farol que pueda ser o no efectivo ante el rival.

Debido al efecto tan positivo que puede llegar a conseguirse con un all-in es una expresión que se deja oír mucho en las mesas de póker, creando expectación en toda la sala. De hecho, los momentos de mayor audiencia de las partidas que son retransmitidas por televisión son aquellos en los que todas las fichas de un jugador se apuestan confiando en su buena mano o en el temor del contrincante.

Dar la mano, la principal función de los croupiers

Esta es una frase que cobra un sentido muy distinto en función del ámbito en el que se menciona. Coloquialmente significa saludar a otra persona estrechando cada uno sus respectivas manos, pero en el ámbito de los casinos nada tiene que ver. Y es que de ello se encargan solamente los croupiers.

Blackjack y póker son solo dos de los juegos de cartas que tienen lugar en los casinos de todo el mundo, y para el correcto desarrollo de las partidas se requiere la presencia de un croupier. El mismo procede a “dar la mano”, es decir, otorgarle a cada jugador los naipes de los que dispondrá para ganar al resto de clientes y llevarse consigo los beneficios que ello acarree.

Sabiendo el significado exacto de todas las frases mencionadas te moverás como pez en el agua al acudir a un casino o al acceder a uno online, averiguando exactamente cómo has de proceder en cada momento para acatar las normas existentes en todo recinto y que el trato cordial prevalezca bajo cualquier tipo de circunstancia por parte de todos los allí presentes.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opina y comenta siempre desde el respeto. Sin insultos, ofensas, descalificaciones personales y/o injurias. Diariodecalvia.com se reserva el derecho a no publicar comentarios inapropiados, contrarios a las leyes o lesivos.

Noticias relacionadas