El número de trabajadores acogidos a un ERTE en las Islas Baleares registra un repunte del 18,2% y cierra septiembre con 69.531

La afiliación se mantiene en 500.000 personas pese al retroceso de la actividad turística de las últimas semanas

El descenso de la actividad turística experimentado durante las últimas semanas en las Islas Baleares ha supuesto un retroceso en términos laborales. Durante el mes de septiembre, 10.730 personas regresaron a los ERTE, lo que supone una ruptura del proceso de desescalada. Así, de las 151.658 personas que a finales del mes de mayo se encontraban dentro de un Expediente de Regulación Temporal de Empleo, 82.127, un 54%, ya han regresado a sus puestos de trabajo. Así lo ha explicado este viernes en rueda de prensa el director de Modelo Económico y Ocupación, Llorenç Pou.

De las 69.531 personas que todavía hoy se encuentran protegidas por un ERTE, el 80,2% están en Mallorca, el 5,8% en Menorca, el 12,5% en Ibiza y el 0,5% en Formentera.

Si bien es cierto que más de la mitad de los trabajadores y trabajadoras se han incorporado ya a su lugar de trabajo, Pou ha recordado que se trata de una incorporación a la actividad más lenta que al resto del Estado español. También ha afirmado que desde mediados de agosto, la actividad turística no ha continuado la senda de reactivación prevista, debido principalmente a las dificultades sanitarias que atraviesa Europa y también España. Una situación que ha afectado decisivamente a la actividad turística y que ha tenido su repercusión en el empleo.

Ante esta realidad, el director general ha puesto en valor la existencia de la figura de los ERTE, que ha definido como “imprescindible” en estos momentos, y ha destacado también el reciente acuerdo alcanzado esta misma semana que servirá para seguir protegiendo a los trabajadores y trabajadoras de las Islas Baleares. Incluidos los cerca de 85.000 fijos discontinuos que desempeñan su trabajo en el archipiélago, que cobrarán una prestación nueva y extraordinaria hasta el 31 de enero de 2021.

En este sentido, Pou ha reivindicado la necesidad de mantener esta medida de protección activa “todo el tiempo que sea necesario”, así como definir otras medidas de protección para las personas trabajadoras y las empresas. El director general ha valorado muy positivamente el acuerdo de esta semana y aunque ha reconocido que no es descartable que continúe incrementándose el número de trabajadores en ERTE, “seguirán protegidos hasta 2021 gracias al escudo aprobado en los últimos días”.

La afiliación repunta

La afiliación del mes de septiembre, con 500.077 personas, descendió ligeramente respecto de la registrada en agosto, concretamente cayó en 13.258 personas, un 2,59%. Si bien se trata de un descenso suave, que contrasta con la tendencia estatal, que registra un 0,45% de incremento intermensual de la afiliación, hay que tener en cuenta que a diferencia de otros momentos de crisis anteriores, el mes de septiembre mantiene un nivel de cotización bastante elevado.

Sin embargo, las afiliaciones han caído de manera más pronunciada a nivel interanual. Respecto del mismo mes del año pasado, en septiembre ha caído la afiliación un 13%, dejando las Islas Baleares como la Comunidad donde más cae el registro de todo el Estado. De hecho, la media estatal registrada muestra una caída del 2,31%, más de diez puntos porcentuales menos. Esto se explica por el elevado peso del turismo en la economía de las Islas y, por lo tanto, por el impacto que la limitación de movimientos está teniendo en el mercado laboral del Archipiélago.

Paro

Durante el mes de septiembre hubo en las Islas 77.112 personas en paro, lo que supone un incremento de 3.359 personas más que en agosto (+4,55%). A nivel interanual, el paro se incrementa un 90,6%, muy por encima de la media estatal (22,6%), debido sobre todo a la no contratación de trabajadores temporales por la paralización de la actividad turística, una realidad “muy preocupante”.

Son cifras “elevadísimas para un mes de septiembre”, según Llorenç Pou, quien también ha recordado que la figura de los ERTE ha funcionado como mecanismo de protección, puesto que “permite mantener a los trabajadores fijos discontinuos y toda la ocupación indefinida”, protegiéndolos con una prestación.

Además, la tasa de paro de las Islas Baleares es del 13,6%, por debajo de la tasa nacional, que se sitúa en el 16,6%. Por último, la tasa de cobertura llega al 36% y 48.991 autónomos y autónomas han recibido durante estos meses la prestación extraordinaria por cese de actividad que aprobó el gobierno central para hacer frente a la parada de la economía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opina y comenta siempre desde el respeto. Sin insultos, ofensas, descalificaciones personales y/o injurias. Diariodecalvia.com se reserva el derecho a no publicar comentarios inapropiados, contrarios a las leyes o lesivos.

Noticias relacionadas