¿Cómo empezar en el póker?

Comparte esta noticia
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

Los jugadores de juegos de mesa han visto incrementarse sus opciones de entretenimiento con la irrupción de la tecnología. La mayoría de los juegos de siempre han evolucionado hacia versiones digitales, favoreciendo el acceso a cualquier persona (siempre que tenga una conexión a la red) y llegando a un mayor número de personas. ¿Quién no tiene hoy en día un teléfono móvil? El póker, uno de los juegos más tradicionales, es un claro ejemplo de este crecimiento exponencial a raíz del desarrollo tecnológico. El este juego de naipes está de moda.

De esta manera, al ser tendencia, el póker cuenta con más jugadores y seguidores, pero muchos de ellos no consiguen su propósito: divertirse y embolsarse algunos euros. El motivo está en que el póker, a diferencia de otros juegos de mesa, no tiene mucha relación con el azar. La suerte apenas cuenta a la hora de elegir al ganador de la partida. No está de más tenerla de nuestro lado, pero en el póker todo se basa en el conocimiento del juego, en las combinaciones, en las estrategias e incluso en saber leer el pensamiento al adversario. Y, por supuesto, controlar nuestros nervios. En resumen, que este juego de naipes exige años de experiencia antes de poder competir cara a cara en partidas de alto nivel. Esto debe tenerse en cuenta a la hora de emprender un camino en este terreno.

La recomendación, como sucede en otros juegos donde hay que tener más experiencia que suerte, es comenzar jugando partidas con adversarios de un nivel similar y practicar y practicar incluso contra una máquina, algo que nos posibilita el desarrollo tecnológico. A partir de ese momento, el crecimiento llegará de manera progresiva. Por tanto, si eres de esos primeros jugadores que dan sus pasos en el póker debes decantarte por aquellas modalidades más clásicas de este juego de cartas. Porque hay muchas, muchas modalidades distintas.

Modalidades básicas para principiantes

Descontando que conoces la baraja y las normas básicas de este juego, la recomendación está en jugar al póker más clásico, sin que por ello no acabes divirtiéndote. Te vas a divertir y vas a aprender. Esta modalidad es muy sencilla: hay una persona que ejerce del conocido croupier y es el encargado de dar juego, de repartir las cartas. Se reparten cinco naipes por participantes que buscarán hacerse con la mejor mano de cartas para ganar la misma. Ello se consigue con sucesivas rondas de apuesta y descarte de cartas. Se trata, además, de una modalidad que nos ayudará a potenciar nuestra toma de decisiones estratégicas. En el póker hay que tomar decisiones en tiempos muy cortos. Y esto, obviamente, requiere de completar la famosa curva de aprendizaje.

Si estamos en ese terreno, quizá podamos aventurarnos con la modalidad, muy famosa y conocida, del Texas Hold’em. Su popularidad es enorme e incluso participantes expertos siguen sentándose a la mesa con partidas de este tipo. Se trata de completar cinco fases (que se denominan en orden de juego: preflop, flop, turn, river y showdown) a través de las cuales debemos conseguir la mejor combinación posible de los naipes. Cada fase, además, tiene su apuesta particular.

Otra opción muy apetecible es el póker a tres manos. Decimos que es apetecible porque es muy sencilla y es, por consiguiente, de las más practicadas cuando uno es principiante en el mundo del póker. A diferencia de las anteriores modalidades, el póker a tres manos se juega con tres cartas y, obviamente, el objetivo es idéntico: conseguir la mejor combinación posible.

Superadas estas fases, el aprendizaje será mucho mayor, con lo que nuestro nivel nos permitirá adentrarnos en partidas más complejas. Quizá hasta vayamos sintiendo esas emociones y adrenalina que puede verse en torneos profesionales o que tan bien plasman en las películas.

Finalmente, aparte de jugar a estas modalidades de póker, ¿qué otros factores pueden ayudarnos a convertirnos en un jugador con mayor nivel? Los expertos, los jugadores que han acabado siendo profesionales, aseguran que hay que comprender que en el póker uno no se hará millonario, a pesar de las cantidades que se mueven. A ese nivel sólo llegan los elegidos. Si uno quiere, al menos, intentarlo, puede acudir a escuelas de póker, como si se tratase de aprender un idioma cualquiera. Leer libros sobre póker y combinaciones es otra recomendación; como ver videos de partidas clásicas (o seguir torneos en directo, algo que es posible a través de internet) o seguir los consejos de los grandes referentes de este juego de cartas. Estos son algunos consejos básicos para aquellas personas que se sientan atraídas por este juego de cartas, cada vez más popular en el ámbito online. Las mismas que deben saber que no es un juego de azar, sino un juego que exige un duro entrenamiento, sacrificios y paciencia a la hora de buscar la combinación ganadora. De esta misma forma empezaron los grandes profesionales que ganan ahora grandes torneos en Las Vegas, la meca del juego y de este juego de naipes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opina y comenta siempre desde el respeto. Sin insultos, ofensas, descalificaciones personales y/o injurias. Diariodecalvia.com se reserva el derecho a no publicar comentarios inapropiados, contrarios a las leyes o lesivos.

Noticias relacionadas

Comparte esta noticia
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

Contenido de interés

¡Todo lo que necesitas saber!

Suscríbete al boletín de noticias

Apúntate a la newsletter de Diario de Calvià y recibe gratis en tu correo las últimas noticias sobre la actualidad del municipio.